Google+ SAN MARTÍN DE LA TERCIA : octubre 2012

jueves, 25 de octubre de 2012

EL HABLA TERCIANA - Fenómenos Atmosféricos

Con este articulo queremos iniciar una serie para  mostrar como se hablaba en el Valle de la Tercia hace muchos lustros.
Hemos tomado la mayoría de las palabras del libro “La Tercia y Arbás, donde la niebla se hace luz” que tiene como autores a Ángel Fierro (Texto) y Manuel Martín (Fotos) también hemos recogido algunos vocablos de la revista “Los Argüellos Leoneses
Empecemos por los Fenómenos Atmosféricos:
  • ABORRINAR: Llover suavemente. (En Bable ‘orbayar’)
  • ALBENTESTATE: A la intemperie. Al Aire libre.
  • ARBÁ: Lluvia fuerte y desordenada, con viento, que azota el rostro.
  • ATERICIR: Quedarse aterido de frío.
  • ATERRENAR: Aparecer tramos de terreno limpios en la nieve.
  • BISBERA: Hilo de agua que gotea desde un tejado tras la lluvia. O que desliza desde una roca.
  • CALABRÓN: Niebla que viene de abajo,contra lo habitual en la comarca, donde sulen llegar de Asturias. Tiene mala consideración.
  • CHAMARGAL/CHAMARGO: Humedal. Terreno encharcado de agua, de poco caudal, pero siempre con puntíos de agua. Se dice tambien ‘lamargo’.
  • CHUPITEL: Carámbano. Estalactita de hielo que se descuelga de los tejados en días de helada.
  • ENGANIDO: Aterido de frío
  • FALAMPO: Copo de nieve de gran tamaño. Tambíen individuo desconocido y con mala pinta.
  • FALISPAS: Los primeros copos de nieve, indicadores de una nevada.
  • FARRASPÁ/FARRASPERA: Capa de nieve tan tenue que apenas balnquea el terreno.
  • NEVUSCAR: Nevar sin ganas. Con mezcla de lluvia.
  • PELLADA: Gole dado con una bola apretada de nieve o ‘pella’
  • PUNTÍO: Minima fuente de agua  en medio de un pastizal.
  • TINIELA: Oscuridad causada por cerrazón del cielo a cuasa de una tormenta o nevada.
  • TORBA: Nieve en polvo movida por el viento que llega a dificultar la visión.
  • TORBISCA: Ventolera con nieve en polvo.
  • TORBOLINA: Acción del viento que origina torbas de forma continuada.
  • TRASNEVADO: Aislado fuera de la localidad a causa de la nevada.
  • TRAVE: Montón de nieve a ráfagas, arrastrada por el viento.
  • ZARACIAR: Caer la nieve a ráfagas, arrastrada por el viento del norte.
  • ZARAZOS: Copos de nieve sueltos y escasos cuando sopla el norte.
El próximo capitulo: FAUNA Y FLORA (animales)



PROHIBIR


     La mayoría de las palabras que comienzan con “pro” tienen un significado positivo y sin embargo “pro-hibir” se puede referir a lo mejor o peor según como se mire y cada uno piense en algo prohibido a ver sino le gustaría hacerlo.
    Cada vez se utiliza más “prohibir” y sin embargo es una palabra que debiera quedar en desuso, porque no fuera necesaria para protegernos de lo malo y favorecer lo bueno.
    La forma de conseguir lo anterior sería que la tolerancia y el respeto guiaran nuestros comportamientos y actitudes hacia los demás.

    Estos comentarios vienen a cuento porque estos   días se esta hablando mucho de la ley que prohíbe fumar tabaco en determinados lugares públicos basándose en la necesidad de proteger la salud de los no fumadores, esto es posible, pero nos encontramos que bajo la apariencia de defensores de la salud o de la libertad, valores que todos reconocemos y que no necesitan leyes prohibitivas, se utilizan como amenazas hacia los otros, cuando si estamos de acuerdo en el derecho a la salud y a la libertad con solo aplicar la tolerancia y el respeto no seria necesario recurrir a leyes prohibitivas.
Esto lo digo sin haberme fumado hierba alguna prohibida, pero como tengo mis dudas sobre la eficacia de lo dicho anteriormente dejaré estas buenas intenciones para otra ocasión.  
    Lo que si me temo es que los efectos colaterales de esta prohibición pueden ser más nocivos para la sociedad en general que los que se eviten.
   
    La sociedad actual esta estructurada sobre la familia y su ámbito es el domicilio familiar, que actualmente es pequeño y caro, siendo la convivencia entre las parejas cada vez mas difícil, si además añadimos una división de espacios en le caso de fumador y no fumador algunas de las relaciones entre la pareja y las hay de muchas clases, tendrán que hacerlo con mascaras de oxigeno u otro artilugio similar lo cual tiene algunos inconvenientes aunque quizás tenga alicientes impensables hasta ahora.

    La otra relación básica es la de los amigos, aquí también se presenta un grave problema, aunque al ser mas amplio el circulo en que se desarrolla, se puede aprovechar para eliminar a alguno que le huela el aliento o hable mucho, poniéndoles una escafandra sin orificio, pero de todas formas al salir en grupo habrá que utilizar alguna protección por la calle o en locales, en el primer caso los no fumadores se colocarían mascaras de oxigeno para protegerse de todos los humos que se sueltan y también para no hacer caso al pelma de turno a algún acreedor que te llama del otro lado de la acera.

    Cuando se entre en un local la mascara de oxigeno con su deposito de humo se la colocarán los fumadores para que el ambiente se mantenga limpio.

    Habrá que hacer muchas innovaciones en estos elementos para adaptarlos a las situaciones que normalmente se producen entre los componentes de grupos de amigos, inicios de relaciones de parejas entre sexos diferentes o iguales, pero sin duda la más problemática sería entre fumadores y no fumadores.

   

    Ahora el dilema no es tanto si se come o no la manzana sino cómo se come con escafandra.



Por José Luis Fernández Suárez  



LIBERTAD

¡Esta es la madre del cordero!
Si, aún cuando la frase no parezca que esté a la altura de la palabra que expresa el mayor deseo del ser humano, puede reflejar lo mismo que otras miles de frases la importancia y valor de lo que significa la libertad.
Como todas las palabras que utilizamos para identificar o expresar nuestros sentimientos, ideas o deseos, esta palabra la utilizamos como si fuera nuestra, secuestrándola, por lo que es la palabra que goza de menos libertad.
Todos apelamos a ella para utilizarla contra los demás. Es la palabra más usada y en cuyo nombre se justifican las mayores barbaridades. Todos la reivindicamos:
Para nosotros y así hacer lo que nos convenga.
Para otros a los que decimos querer liberar, aunque pretendemos que hagan lo que nosotros queremos.  Para justificar el que algunos impidan la Libertad de otros ante nuestra pasividad y así calmar nuestra mala conciencia.

La Libertad más que un derecho es una obligación de cada uno de nosotros para que los demás tengan Libertad.

La Libertad es como el aire que respiramos todos, si no podemos vivir todos en libertad, no hay libertad.


La Libertad es el primer derecho para poder ejercer todos los demás derechos de los ciudadanos.

La Libertad no se puede encerrar, ni parcelar, es como el aire, libre y para todos.

La Libertad es el primer derecho adquirido por el ser humano.

Si el aire está contaminado todos lo sufriremos y no vale vivir en una burbuja de aire puro porque eso tampoco es ser libre o todos vivimos en libertad o no vivimos en plenitud de derechos. 
El depositario de la Libertad es el ciudadano y ninguna otra entidad colectiva puede ser libre sin la libertad de todos sus integrantes.
Sólo los humanos podemos ser libres, por eso somos humanos, sino seguiríamos siendo sólo animales.


Por    José Luis Fernández Suárez




martes, 16 de octubre de 2012

TIEMPO

Es un tema recurrente cuando no sabes que decirle a un vecino o desconocido cuando coincides en el ascensor, pero no es del tiempo atmosférico al que voy a dedicar unas líneas sino al cronológico.

            Nos solemos referir al tiempo con expresiones opuestas y contradictorias:
El tiempo es oro……para algunos más que para otros.
Nos lo ha dado Dios……el que da también quita.
Tengo todo el tiempo del mundo……a veces falta.
No tengo tiempo…..según para que.  
Me sobra el tiempo……pues no lo desperdicies.
Te esperaré todo el tiempo……hasta que te olvide.
Te dedicaré todo el tiempo……que me sobre.
Para ti no tengo tiempo……ni falta que hace.
No tengo tiempo para hacer lo que quiero……poco quieres.
Como pasa el tiempo……cuando ya ha pasado mucho.
No perdamos el tiempo……ya era hora.
            Expresiones como estas y otras muchas más utilizamos todos los días. Pero lo hacemos en general sin pararnos a pensar lo que significan cada una de estas expresiones, que en general son contradictorias sobre el valor del tiempo, que es lo único real en nuestra vida o quizá mejor seria decir que nuestra vida es tiempo.
            He dicho que estas expresiones son contradictorias, aunque no es exacto del todo, son expresiones que se han utilizado en épocas en las que el tiempo se valoraba de otra forma. Históricamente, a grandes trazos se podrían establecer dos épocas.
            Desde el inicio del ser humano el tiempo iba unido al proceso natural para sobrevivir, alimentarse, dormir, engendrar, etc. y aunque se iba avanzando en la historia con nuevas situaciones socioeconómicas y culturales, sembrar, recolectar, viajar, etc. el tiempo no tenía especial importancia económica.
            A partir de la revolución industrial el tiempo adquirió otra dimensión, la producción de objetos y elementos que tenían un coste relacionado con salarios y materias primas incorporó la utilización de los relojes, no solo para saber las horas del día, que hasta entonces las marcaba el sol directamente para todos por igual, sino como una de las medidas para valorar los costes de los productos manufacturados aumentando la productividad y obteniendo mayores beneficios.
            Este hecho es el que ha cambiado el valor del tiempo, que ya no nos pertenece,  porque lo vendemos a cambio de un dinero que utilizamos para comprar lo que nosotros producimos, y mientras mas producimos mas consumimos, no solo bienes y productos sino nuestro tiempo, que es el único valor real del que disponemos o mejor dicho podríamos disponer si fuéramos dueños de él.

            El tiempo es el mayor valor que podemos poseer, tiene una característica especial, debemos de utilizarlo según nos va llegando, no podemos guardarlo para mas tarde ni consumirlo antes de que llegue, cada momento es diferente, sin embargo de los bienes de que disponemos es el que menos aprovechamos, otros lo hacen por nosotros.           
            Cada vez es más importante diferenciar lo fundamental de lo superfluo, nuestra capacidad para establecer esas diferencias nos permitirá conseguir, que al menos, una parte de nuestro tiempo seamos felices.
            Sólo si somos capaces de saber, que cada afán tiene su  momento, podremos estar satisfechos por cómo vivimos, porque la vida es vivir cada instante como deseamos vivir.
Amen.
José Luis Fernández Suárez